Quiéreme sin necesitarme

Imagen de Andreas Riedelmeier

 

¡¡Hola!!

Hay una cuestión que se repite bastante entre las personas que me escriben sobre el tema de la pareja y las necesidades.

Me dicen:

  • Le quiero, le apoyo, pero cada vez me reclama más y no sé qué hacer.
  • Le quiero, pero quiere estar conmigo a todas horas y eso me agobia.
  • No me siento apoyad@ en mis problemáticas.

Detrás de estos reclamos hay un desequilibrio entre la oferta y la demanda de lo que se espera de una pareja.

Una vez un apreciado amigo psiquiatra me dijo: Bárbara, una relación de pareja es como un negocio de melones.

Uno tiene que abastecer los melones y el otro debe vender los melones. Si el que los abastece no lo hace, el que los vende no venderá. Y, si el que los vende no lo hace los melones se pudrirán.

Hay épocas en la vida en las que las circunstancias se complican y hacen que el negocio de los melones no siga siendo rentable. 

Esto puede hacer que tu pareja estire de ti más de la cuenta, o no llegue a estar a la altura de lo que tú esperas. Con ello se genera un desgaste que en el peor de los casos puede acabar con una ruptura insana. Pero antes de llegar hasta ese punto hay caminos con direcciones saludables que te pueden llevar a un nuevo nivel en tu relación.

Estas circunstancias te ponen frente a ti misma y te obligan a mirarte en el espejo para tomar la decisión más satisfactoria.

Te voy a dar 3 pautas que te pueden ayudar a reconducirlo:

  1. Toma conciencia si es realmente un problema de pareja y no un problema relacionado con tus miedos, tu falta de confianza o dificultad para el compromiso. Sé sincerx y honestx contigo mismx. Admitirlo frente a unx mismx es muy liberador.
  2. Si reconoces que es un problema tuyo que afecta a la pareja pregúntate – ¿De qué estoy tratando de huir y por qué?

De forma inconsciente solemos huir de situaciones que nos incomodan o para las que creemos que no tenemos la solución. Esperamos que el otro nos rescate o le damos la responsabilidad de nuestra propia felicidad. Responderte estas preguntas con toda sinceridad te puede dar una perspectiva diferente de la situación y la oportunidad de crear nuevas formas de afrontar las situaciones, sintiéndote con más fortaleza y capacidad.

  1. Es el momento de sentaros a consensuar los límites saludables que necesitáis como seres individuales para proseguir de una manera satisfactoria en la relación. La comunicación debe ser clara, concreta y evitando reclamo y reproches

Una pareja es un compromiso mutuo con unas reglas establecidas y aceptadas por ambas partes. Pueden ser revisables para adaptarse a los cambios internos y externos de los miembros, las circunstancias y las nuevas necesidades.

“Una relación es un compromiso no una atadura”

Cada una de las partes debe hacerse responsable de sí misma, tan desequilibrado es demandar como ofrecer en exceso.

Si nada de esto funciona es el momento de acudir a un terapeuta que te ayude a manejarte con tus prioridades, creencias, fortalezas y valores o de decidir si ya no merece la pena seguir adelante con una relación que desgasta.

Un libro que me gusta recomendar para la relación de pareja consciente es “El arte de la pareja, saber asir, saber soltar” de Ramiro Calle

¡¡¡¡Espero que te ayude!!!

Te vuelvo a escribir en 15 días

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *