Sesión 26: dedica un rato de cada día al silencio

autumn-1127616_1920Poder compartir con nosotr@s mism@s el propio silencio nos ayuda a contrarrestar el ruido y la confusión que impregnan la mayor parte del día.

Durante épocas de gran estrés mi cuerpo reacciona, entre otros síntomas, despertandose varias horas antes de que suene el despertador. Pasé mucho tiempo intentando poner remedio a ello y sintiéndome nerviosa por no poder conciliar el sueño, sabía que el día sería duro de llevar. Aprovechaba el insomnio para practicar meditación, respiraciones, leer, clarificar ideas, etc.., hasta que llegué a la conclusión de que ese despertar era un regalo para mí, cómo si alguien desde algún lugar estuviese pendiente de mis necesidades más apremiantes y me concediera justo lo que necesitaba, tiempo de calidad. Hacía las cosas por las cuales me lamentaba no poder tener un hueco durante el día.

En ese momento me sentí tan agradecida que comprendí la importancia de guardar esos momentos sin los cuales no podría desarrollar mis tareas diarias con alegría.

Actualmente ya no necesito perder mi descanso para tener esos momentos. Hay días que solo dispongo de 10 minutos, hay días que ni eso pero, me esfuerzo por conectar con mi profundo silencio al volver a casa, imagino que dejo mis problemas en una cajita para retomarlos al día siguiente. La satisfacción es inmensa, mi cuerpo, mi mente y mis necesidades se relajan y recupero mi paz interior.

¡¡Permítete tener esos momentos y comenzarás a ver la vida con otro color!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *