Razones

25-2-leccion-12Pregúntate:

¿Quiero tener razón o quiero ser feliz?

En muchas ocasiones ambas cosas son totalmente incompatibles. Defender nuestras opiniones requiere de un gran esfuerzo mental y genera conflicto en nuestras relaciones, incluso afectivas.

Hay muchas personas que viven con la necesidad de tener razón y que solo se sienten satisfech@s cuando tienen a su interlocutor/a agotad@. Es como si hubiese una batalla entre la verdad y el engaño, en el que hay un vencedor y un vencido.

Estas actitudes generan mucho dolor sobre todo cuando se trata de alguien a quien quieres (una madre, padre, herman@, hij@, etc…) si no cedes, la relación se tensa más y más y si cedes acabas sintiendote no escuchad@, no valorad@ y con la sensación de que hay un muro entre amb@s.

Y si eres de los que la mayoría de las veces siente que tiene razón, te estás perdiendo las razones de tu corazón y comienzas a sentir que aquellos a los que amas dejan de contar contigo, cada vez están más distantes o desaparecen de tu vida.

Desde ambos enfoques pregúntate de nuevo: ¿Quiero tener razón o quiero ser feliz?

Abandonar el hábito de tener razón no significa que tengas que abandonar tus convicciones u opiniones sino que no las vas a utilizar para luchar. Ello no te hace más o menos valios@, la valía está en vivir acorde a esas convicciones.

Permítete tan solo escuchar sin tener que intervenir, seguro que aprenderás algo nuevo y lo que sí te aseguro es que tu interlocutor/a se sentirá querid@ y respetad@ con lo que la satisfacción llegará desde el corazón.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *