Permítete estar aburrido/a

26-3leccion-18Desde pequeña, una de mis hijas en los días festivos o momentos de ocio, cuando la rutina se relajaba y estábamos jugando me preguntaba.-¿Luego qué vamos a hacer?-. o a la hora de la comida.-¿Qué vamos a cenar?-. Hoy en día aún me hace preguntas de este tipo y a veces suelta una detrás de otra. Es el momento en el que ya sé que está aburrida.

Quizás te sientas reconocid@ con este tipo de situaciones en que los niñ@s sueltan una ristra de preguntas, pero esto no solo pertenece a una etapa de la infancia. En la edad adulta puede manifestarse de muchas formas,  detrás de ello la sensación de tener que estar siempre haciendo cosas.

Nos hemos convertido en heceres humanos dejándo de lado el ser.

No nos permitimos parar y cuando lo hacemos una sensación de ME ABURRO, nos atrapa. El aburrimiento trae consigo una sensación de ansiedad, ya que en ese momento de parón nuestra mente quiere seguir resolviendo y preocupándose, este hábito le encanta. Pero si te das el permiso de aburrirte te darás cuenta que poco a poco esa sensación desagradable se irá transformando en paz y serenidad.

Con la práctica puedes hacerte un/a expert@. Permítete estar aburrid@ varios momentos al día, tu cuerpo y tu mente agradecerán ese respiro que te aportará mayor concentración, disfrute y creatividad al reanudar tu tarea.

¡¡CONECTA CON TU SER Y DEJA POR UN RATO EL HACER!!

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *