La vida no es una emergencia

28-1-leccion-22Recuerda una y otra vez que la vida no es una emergencia. Nada es necesario hacerlo a la desesperada.

Mi experiencia me ha enseñado que actuar a la desesperada o empeñarme en algo que se me resiste demasiado es un mensaje de PARAR y mirar para un lugar al que no había sido capaz de mirar antes.
En muchas ocasiones no tenemos la suficiente humildad para reconocer que no llegamos a todo lo que queremos llegar, que no todos los sueños se cumplen ni tienen porque cumplirse. Nosotr@s mism@s nos ponemos las metas, las expectativas, las condiciones, los retos. ¿Estamos loc@s?

En el cumplimiento de sí o sí forzamos nuestras relaciones afectivas, arriesgamos la pareja, discutimos con nuestr@s hijos y perdemos el sentido de lo que hacemos.

La vida misma se nos impone con sus circunstancias cambiantes y las prioridades cambian. Siempre hay que tener un sueño que cumplir y una fuerte determinación es la que hará que no abandones pero debes fluir sin perder de vista tus responsabilidades, siendo honest@ en tus eleciones y decisiones, contigo mism@ y con los demás.

El objetivo debe ser siempre, siempre DISFRUTAR. Si no lo haces ajusta tu meta, modela tu sueño, prioriza, medita y si necesitas abandonar, abandona con la sensación de haber hecho todo lo posible.

Recuerda que tu carpeta de tareas nunca estará vacía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *