Interrupción

post-6.09

Esta tendencia reduce la conversación a un debate mental de…-eso no es lo que yo quería decir, porqué me dices eso, eso no es así…-. Agotando nuestra energía y enturbiando las relaciones.
Vamos a sembrar semillas de comunicación activa y no reductiva:
Todo es relativo, depende de las circunstancias y el momento de cada persona. Escuchando con el corazón nos daremos cuenta de que más allá de las palabras y las razones el alma también se expresa y lo hace desde el amor, el respeto y la belleza.

En los momentos en los que te descubras interumpiendo o interpretando contente de intervenir y sigue escuchando, poco a poco apreciarás como tu cuerpo tu respiración y tu ritmo cardiáco se relajan y con ello el regalo del bienestar y paz interior.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *