Haz las Paces

post-300816La mayoría tenemos el hábito de mirar la imperfección como algo negativo. Centrarnos en ello tan solo refleja el descontento y la insatisfacción que sentimos. Solemos ser muy críticos con nosotros mismos y con los demás y esa actitud refuerza el malestar. Abandonar la perfección no significa dejar de hacer las cosas bien sino dejar de centrarse demasiado en los aspectos negativos.
Párate cuando adviertas que has caido en el hábito de insistir en que las cosas deberían ser diferentes.
Con todo el amor de que seas capaz, recuérdate que todo es como debe ser.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *