EL CASO DE ANA

Éste es el caso de Ana, una mujer de 42 años con depresión desde hace 10.

Desde muy niña tuvo que asumir responsabilidades muy por encima de sus posibilidades.

Convivía en la casa familiar con padres, tíos y abuelos. Primero el abuelo y más tarde una tía cayeron en enfermedades de larga duración. Su madre siempre la vio como una niña con grandes capacidades, eso a ella le hacía sentir fuerte para sobrellevar las situaciones dolorosas que se presentaban. Aprendió muy pronto a conocer las necesidades del otro y a anteponerlas a las suyas propias para agradar y no generar más conflicto del que ya existía a su alrededor.

Con la Psicoterapia Transpersonal fuimos al origen de sus síntomas, a desbloquear los momentos traumáticos para su posterior transformación.

En ésta pequeña descripción nos encontramos con varios factores de riesgo de depresión:

1º. El asumir responsabilidades por encima de sus posibilidades desemboca en una persona que se sobrecargaba de tareas, desarrolla estrés, agotamiento y la sensación de que nunca llegará a cumplir sus objetivos. Por lo tanto frustración y abandono de los sueños propios.

2º. El anteponer las necesidades de los demás a las suyas propias para no crear conflicto le hizo olvidarse de sí misma,  convertirse en esclava de personas sin escrúpulos e idolatrar a quien le proporcionaba  atención creando una dependencia emocional de ambos tipos de personas y  la consecuente dificultad para relacionarse, desconfianza de las personas y de ella misma, con lo cual nada acaba teniendo sentido.

Una vez tomó conciencia de estos comportamientos, como la hacían sentir, como influían en su forma de pensar y como le afectaban físicamente pasamos a transformarlo todo en una nueva forma de funcionar que la llevó a utilizar sus capacidades en propio beneficio y en el de los demás, desde la satisfacción, la autorealización y no desde la dependencia emocional y la frustración. Recuperó sus energías gestionando sus emociones y creando relaciones saludables. Recuperó sus sueños perdidos y ahora se dedica a hacerlos realidad.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *