DESCUBRE TU VALOR

El hábito de no valorar lo que eres y/o lo que posees te hace focalizarte en lo que no tienes y te mantiene constantemente en una búsqueda incoherente.

Cuando no te valoras partes de la base de estar incompleto y buscas completarte con algo que el exterior te ofrece y que no necesitas realmente pero que te genera una satisfacción momentánea que lucharás por mantener, sometiéndote a un círculo vicioso.

El conocer el valor de lo que eres o tienes no es un precio económico o material sino emocional-espiritual y te ayuda a ver con claridad lo que necesitas de una forma equilibrada haciendo que no te sientas encadenado a mantener lo que ya no te sirve.

El valor no es el precio final de lo que consigues sino lo que te aporta el trayecto.

Pregúntate ahora:

– ¿Qué valor otorgo a mis necesidades básicas de descanso, alimentación, ejercicio,  compartir con amigos, hijos, relajación, hobbies?

-¿Qué valor otorgo a mis necesidades de perseguir mis objetivos, deseos, éxitos personales, profesionales, materiales, espirituales?

-¿Qué valor otorgo a los esfuerzos y sacrificios que realizo?

-¿Me siento abundante o carente?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *